Ciudad Juàrez, recuerdos del futuro 1998

Este trabajo de traducción, sobre una parte de uno de los libros más significativos de Charles Bowden, nos pareció necesario hacerlo por varias razones: una de ellas es que su trabajo, realizado a mediados de la década de los noventa en ciudad Juárez, sobre temas como la violencia del narcotràfico, los primeros feminicidios reconocidos, el quehacer de las pandillas, la migración y en general las diversas problemáticas de la frontera, resultaron ser visionarias con lo que sucedería en la historia posterior de la ciudad. El incremento de los feminicidios, la violencia generalizada que se expresó a la luz pública y con toda su fuerza durante el sexenio de Felipe Calderón están en el libro de Bowden ya localizadas y señaladas en su forma embrionaria durante el periodo de Francisco Barrio.

Nunca fue más significativa esa frase que dice “para entender el tiempo presente, hay que estudiar los hechos del pasado”. Esta enseñanza nos dejo precisamente el libro de Bowden “Juárez: The Laboratory of our Future”, que para nuestra sorpresa sigue sin haber una edición mexicana y traducida al español del mismo. 

Otra razón para realizar el presente ejercicio de memoria fue nuestra cercanía y la relación que construimos durante los últimos meses de su vida, con el fotógrafo y reportero de guerra, Julián Cardona, uno de los protagonistas de este libro. Habìamos planeado la presentación del libro para el 24 de octubre del 2020. Sin embargo, lamentablemente Julián falleció un mes antes, el 21 de septiembre. Así que la presente traducción libre se hace como una forma de homenaje a Julián Cardona, Charles Bowden, Eduardo Galeano, Gabriel Cardona y el resto de los reporteros, que por muchos años arriesgaron su vida en las calles de la  ciudad una vez llamada “la más violenta del mundo”.

Este primer acercamiento en español a la obra de Bowden es para nuestros amigos y compañeros de Ciudad Juàrez. Para que puedan conocer una realidad que con el tiempo ha resultado dramáticamente premonitoria para todos nosotros, la comunidad de ciudad Juàrez. 

El ojo blanco de la pantalla

El ojo blanco de la pantalla espera en el cuarto oscuro de fotografía. Hace un rato Jaime Bailleres acariciaba a su hijo de 13 meses caminando de aquí para allá en la quietud de su departamento. Su esposa Graciela mataba el tiempo en la cocina. Risas y palabras suaves flotaban a través de la serenidad de su hogar. En la mesa de centro descansaba una copia de un trabajo de semiótica, y en las habitaciones se respira un ambiente tranquilo y civilizado, propicio para el intercambio de la idea. Afuera, Ciudad Juárez aguardaba con afilados dientes. De pronto me encuentro en una habitación en donde las luces están apagadas y Jaime Bailleres se mueve cadenciosamente a través de una tira de negativos de fotos. Estoy aquí por una chica de 17 años. La cosa empezó de una manera muy sencilla: estaba tomando café negro y leyendo la prensa de Ciudad Juárez, y en sus páginas interiores notas casi olvidadas, pequeños crímenes de la ciudad ensangrentan sus espacios. Ahí vi su cara. Ella estaba sonriéndome y llevaba un vestido estraple sobre sus pechos, pronunciados por un brassiere, y un par de guantes elegantes llegaban por encima de sus codos. La historia decìa que habìa desaparecido de la nada. Mirè al amigo con quien estaba desayunando y le pregunté ¿Esto de que se trata? 

El contestò con naturalidad:

_¡Ah si! Estas muchachas desaparecen a cada rato. Las secuestran, violan y aparecen muertas.

_¿Ellas?

_Ah -continuo- las muchachas que trabajan en las maquiladoras. Jovencitas que salen a trabajar casi de madrugada. 

Como un vendedor local de fruta le dijo a un periódico de los Estados Unidos “incluso el diablo tiene miedo de vivir aquí”. En ese momento fue cuando comenzó mi interés en la fotografía de la frontera. Había estado tediosamente persiguiendo aquella fotografía de un joven de 16 años que aparentemente se había ahogado -Se dijo que el adolescente tenía que haber sido asesinado antes de ser encontrado flotando en el río-. Cuando empecé a investigar, conocí al puñado de fotógrafos que trabajaban para los dos periódicos de ciudad Juárez y para un montón de periódicos de nota roja. Estaba impactado por su trabajo, porque yo soy estadounidense estas fotografías me revelaron un mundo extraño y cabròn. Llegué aquí con lo básico en mi maleta. Una creencia en la cortesía, el trabajo duro, el pago decente, la sospecha sobre cualquier gobierno o autoridad y cierta confianza de que tu luchas contra el poder todos los días de tu vida y no prestas atención al resultado, sino simplemente disfrutas la batalla. Soy una criatura de fe, que disfruta un vaso de vino en las tardes y con la música siempre en el aire.

Ciudad Juárez es una ciudad de violencia, poca esperanza y cientos de maquiladoras que trabajan para las compañías norteamericanas, salarios infrahumanos y momentos sangrientos. Fui instantáneamente seducido y no pude oponerme. Decidí escribir sobre los fotógrafos para hacer que la gente volteara a ver y pensara sobre Ciudad Juárez. También para entender términos vagos como libre comercio, NAFTA, GATT y la aldea global. Tan simple como eso. Después de aquella decisión inicial los olores, sonidos, sabores y los hechos confusos cobraron sentido. Pase un año escribiendo y dando a conocer una sola historia sobre un pequeño grupo de fotógrafos de la calle en una frontera. Atravesando por un mundo donde las fronteras son cada vez más los puntos candentes entre razas, culturas, economías y naciones. Llegué con poca teoría, pero con la certeza de que ya era lo suficientemente viejo para decidir sobre mi propia vida. Creo que si tu te partes la madre trabajando todo el día deberías poder comprar la suficiente comida para alimentarte, tener un espacio digno para vivir con la seguridad de no ser víctima de la violencia aleatoria y la muerte. Yo creo que un salario digno significa tener las condiciones suficientes para vivir. De eso se trata. Estoy diciéndoles todo esto porque no tengo una teoría general sobre como funciona el mundo. No tengo la falsa creencia en el comunismo, socialismo, capitalismo o corporativismo de Estado. Simplemente digo que apoyo todo sistema de creencias o sistema de poder que satisfaga mi necesidad de sustento, vivienda y que me de ciertos momentos de felicidad; si no es así, entonces al diablo con él. Nunca he creído en la famosa frase de John F. Kennedy sobre no preguntarte “que puede hacer tu paìs por ti, sino que puedes hacer tu por tu paìs” Si tu paìs no te apoya, entonces ¿porque se habría de hacer algo por él? El gobierno no tiene mas propósito que trabajar en pro de sus ciudadanos. Y entonces acabo en una habitación confortable con una copa de vino en la mano, rodeado de fotógrafos y dejándome llevar por el fluir de las imágenes. Los fotógrafos como Jaime, mostrándome sus fotografías, son el siguiente paso lógico en mi esfuerzo por entender un lugar donde las radiantes jovencitas de 17 años desaparecen repentinamente. Ciudad Juárez y El Paso constituyen una de las mas grandes comunidades fronterizas en esta tierra, pero nadie parece admitir que existe el lado mexicano. Con este olvidado y laberíntico trabajo urbano, algunos de los más inquietos fotógrafos aun recorren las calles con cámaras de 35 mm. Creo que ellos están captando algo: la mirada del futuro, y el futuro para mi se ve como el rostro de una jovencita asesinada. Este futuro este basado en los ricos haciéndose más ricos, los pobres haciéndose más pobres, y el crecimiento industrial produciendo pobreza más rápidamente de lo que distribuye bienestar. Hasta hace poco en México los trabajadores ganaban tan solo una octava parte de lo que sus contrapartes en Los Estados Unidos. Tal “generosidad” no prevalece ahora, y los salarios fluctúan entre una décima y una quinceava parte de aquellos en los Estados unidos. En la industria automotriz se presentan de la siguiente manera: mientras que los trabajadores norteamericanos ganan 16.75 dólares por hora, los trabajadores mexicanos llevan a casa el equivalente de 4.50 dólares por día. Me doy cuenta que esta realidad dibuja algo que suena y se mira como una broma. Nosotros preferimos que estos asuntos sean complejos y lo suficientemente complicados como para poder ignorarlos y mejor aun, para exigir más investigaciones que sabemos que nunca llegarán. He estado en estas encrucijadas antes y no precisamente como el gran blusero Robert Jhonson. El diablo no me ha hecho una oferta tan carbona que el mundo real si. Quizá esa es la versión moderna del Fausto: el diablo aparece con su smoking y luciendo una barba recortada, concentrado en un doctorado, sonriendo formalmente y diciendo “si, si ¿pero que podemos hacer al respecto? 

En cierto punto de mi andanzas en Juárez, regreso a los EU para asistir a una estación de televisión universitaria. Voy a coordinar un documental sobre el libre comercio, las fábricas, los trabajadores adolescentes, las muertes, la buena música, las sonrisas destellantes y las suaves curvas de las dunas de arena de donde sobresalen varios cuerpos. Puedo ver al productor y al genio de la cámara echando un vistazo el uno al otro, al mismo tiempo que suena el aire acondicionado. Las luces fluorescentes se prenden y apagan por encima de mi cabeza y yo se que ahora soy el loco de este grupo. O estoy en alguna llamada con un editor de una revista de Nueva York armando una posible historia, una como la que tienes en las manos ahorita mismo y puedo sentir que la vacilación cede el paso a la incomodidad para terminar en la vergüenza, mientras el editor bromea para escapar a la extrañeza y vileza de lo que quiero decir. La cosa es muy simple, sus silencios indican, a decir verdad, que la historia es cruel para ser digerida, al mismo tiempo tan cerca de nosotros como para dejarla de lado pero demasiado cercana para su propia comodidad. Tenemos estos modelos en nuestra cabeza sobre lo que es el crecimiento, desarrollo e infraestructura de una ciudad. Juárez no tiene ninguna de estas imágenes, así que nuestra habilidad para ver esta ciudad viene y se va -más bien se va-. Una nación que no tiene un aparato judicial confiable, que ha sido dominada por un partido político la mayor parte de su historia contemporánea, que está cubierta de corrupción y pobreza, infestada por una clase de parásitos llamados millonarios y que se promociona como una democracia emergente marchando hacia una posición dentro del primer mundo. Los hechos que de vez en cuando se filtran a través de la prensa mexicana, son ignorados por el gobierno de los Estados Unidos y sus ciudadanos. México es tal vez la última mas grande experiencia de droga para muchos norteamericanos en términos de poder ver una realidad iniciàtica. Así que vengo a las fotos y a los fotógrafos callejeros, como una manera de literalmente darle a la gente una imagen de un mundo económico que al parecer ya no pueden comprender. Juárez no es un remanso y la colonia periférica y marginal más nueva de la ciudad nos hace señales a todos de un espeluznante estado de las cosas. Tengo mis pies apoyados en la mesa de centro con una copa de vino en la mano con media docena de fotógrafos preocupados se presentan para la exhibición. Este es mi primer día de escuela y ellos no están seguros si he entendido lo que es ser un buen estudiante. Después de todo no muchos vienen aquí si tienen otra opción, y absolutamente nadie viene para ver su trabajo. Los fotógrafos de Juárez una vez tuvieron una exposición. Nadie en El Paso, Tx separado de México por 15 metros de río, estuvo interesado en exhibir su trabajo, así que consiguieron un pequeño local en Ciudad Juárez y colgaron grandes fotografías que no tenían para mandar hacerlas. Le llamaron a su expo “Nada que ver”. “Cada vez más estamos promocionando este tipo de eventos”, explica Jaime. “Nosotros no pensamos que somos artistas, porque no tenemos gente aquí que pueda decirnos si esto es arte”. En un principio fue Hèctor Oaxaca. El ahora tiene 70 años y es el antecedente de los fotógrafos de Juárez. Su foto favorita es esta: un gobernador, rodeado por un grupo de guardaespaldas, acaba de saber que desde la ciudad de México, el presidente lo ha despedido. El gobernador, me explica Hèctor con gran placer, esta llorando. A Oaxaca le siguió Miguel Perea. Èl es un hombre callado con la gracia de un gato. Por años él fue torero pero dejó la seguridad de la plaza de toros, por los electrizantes peligros de las calles de Ciudad Juárez. Èl se ha convertido en la conciencia de los fotógrafos de aquí y ha dejado su marca en el lente de sus cámaras. Les enseño que los fotógrafos pueden ser documentalistas sociales y que las crudas imágenes de las fotografías pueden cambiar la manera en que la gente piensa y siente. 

A principios de 1980 surgieron algunos fotógrafos con grados académicos que cargaban copias despintadas del trabajo de Arthur Feeling, el famosos fotógrafo callejero de Nueva York. Una cruda y nada complaciente fotografía de calle de los Estados Unidos que ahora había renacido en Ciudad Juárez. En parte porque los periódicos ofrecen un mercado. Los fotógrafos de la calle son principalmente jóvenes y casi siempre sin un quinto, andan “quebrados”. La paga en varios periódicos es el equivalente a 50 dólares a la semana, y ellos mismos deben proveerse de su propio equipo y medio de transporte. Las grabaciones son controladas por sus jefes para recortar gastos. “Nosotros somos como bomberos”, explica Jaime Bailleres, “solo que aquí sofocamos el fuego con nuestras propias manos”. A veces la gente del periodismo sale raspada. Hace 10 años los federales le dispararon y mataron a la reportera Linda Bejarano, quien estaba embarazada en ese tiempo, junto con su madre y un amigo. Los federales dijeron que la habían confundido con un vendedor de droga. A principios de la década de 1990, el doctor Víctor Manuel Oropeza era un columnista regular en El Diario de Juárez, escribía una serie de artículos que trataban sobre las conexiones entre la policía federal y los narcotraficantes. El 3 de julio de 1991 fue encontrado su cuerpo torturado. La policía inmediatamente encerró a algunos chivos expiatorios, pero sus confesiones fueron tan descaradamente arrancadas con tortura, que la abogada general de la oficina de derechos humanos en México, Teresa Jardi Alonso, renunció como protesta.

La exposición de fotos en la que estoy va llegando a su fin. Una plaza de toros vacía se ilumina en la pantalla y un letrero debajo de una plataforma verde nos dice en letras grandes “DIOS ESTÀ AQUI”. El amigo de Jaime, Alfredo Carrillo, atentamente las imágenes. El tiene 21 años de edad y lleva 4 meses trabajando en la radio. Alfredo es un chico bien arreglado de ojos ágiles y hambre voraz por las fotos. Jaime está dándole consejos a Alfredo sobre como manejar varias posiciones de la luz y como enfocar diferentes escenas. Un drogadicto muerto este tirado en la banqueta, su hermano se inclina ante su cuerpo y llora. Un niño de 7 años está inmovilizado debajo del escombro de una construcción. Èl y su padre estaban llevándose los ladrillos de un viejo edificio cuando el techo colapso. Jaime dice que el niño está llorando y está asustado por la muerte de su padre. Èl murió minutos después. Una mano sobresale debajo de una sábana. Es un policía cortado a la mitad por un AK-47 frente a una propiedad de Amado Carrillo Fuentes, encontrado cuando la policía revisaba una van estacionada en la calle. Carrillo era un hombre de negocios local. Las autoridades de Estados Unidos calculan que él movía más de 100 toneladas de cocaìna al año cruzando el puente hacia El Paso. Se estima que Carrillo estaba ganando el equivalente a 200 millones de dólares a la semana. Atención economistas: este negocio es moneda fuerte de cobrar y llevar. Si para mi, que no soy un enterado, me doy cuenta que las dimensiones del negocio de la droga son simples de entender: sin él, la economía mexicana colapsarla por completo. Un anillo de oro brilla en la mano muerta del policía; para Bailleres es un estudio de las formas del poder. Alfredo dice “todos estos jóvenes sueñan con ser Amado Carrillo Fuentes”. Èl no sonríe cuando dice esto. La competencia en esta tierra de ensueño es dura. Ayer, Juan Manuel Bueno Dueñas, 23 años de edad, tuvo una disputa con un vendedor de droga. El pertenecía a los Harpys. El día de hoy a las 4:30pm, fue enterrado en el panteón municipal por sus camaradas del barrio. El panteón estuvo lleno de gente. Un día antes había sido día de los muertos. Los carros de los vatos del barrio alto abrieron fuego en la procesión. Nadie supo cuantas personas resultaron lesionadas. Las convulsiones de muerte de la economía mexicana han dejado a los jóvenes a su suerte. Desde diciembre de 1994 la divisa mexicana ha perdido casi la mitad de su valor, los precios han aumentado y los empleos han desaparecido. Los números reales apenas se conocen en México: por ejemplo, tu cuentas como empleado si trabajas una hora a la semana. El gobierno de manera frecuente anuncia que el paìs se está recuperando y por lo general nada cambia en las vidas de la clase trabajadora. Las pandillas de Juárez matan hasta 150 personas por año. Aceptar esa realidad es posible. Pensar sobre ella no lo es. Sobrellevar esta realidad en Juárez solo es posible mediante el consumo de alcohol, la compañía de tus amigos y la fiesta. Pero esto sucede en privado. Las calles de Juárez están llenas de gente de la que es posible saber con certeza su verdadera situación. Jaime estaba retratando una exhibición de perros cuando al mismo tiempo sucedió el tiroteo en el cementerio. Ahora él y Alfredo, en la seguridad de su hogar, bromean nerviosamente sobre aquellos pobres locos corriendo de un lado para otro sobre la tierra del panteón.

Esta es una ciudad de sonámbulos y hechos elementales como la Población actual, se les da escasa atención. Nadie sabe cuanta gente vive en Ciudad Juárez. Pero se estima que la cifra es cercana a los 2 millones de habitantes. En 1994, 1.8 millones de mexicanos pobres dejaron sus tierras desérticas y se dirigieron hacia el norte. Aproximadamente 800,000 lograron cruzar hacia Estados Unidos. El millón restante se estrelló contra el muro fronterizo en lugares como ciudad Juárez. Desde entonces este éxodo ha incrementado. Las cifras son difíciles de obtener pero no es difícil sentir pena por los hechos. La migración desde México hace tambalear a la patrulla fronteriza. Juárez se ha convertido así en el gulag mexicano, el lugar para la gente que se ha quedado sin un destino propio. Juárez es pobre pero llena de gente a toda madre. Las fábricas pagan muy poco pero los trabajadores saben sobrellevarlo aparentemente felices. Hay crimen y violencia pero esta localizada y para la persona promedio no es significativa. Además, las ciudades de los Estados Unidos son notoriamente peligrosas. Juárez, si tu quieres, es como cualquier otra ciudad de la tierra, terrible en ciertos momentos pero funcional en general. Esta creencia es la esperanza en general del homo sapiens, nuestra manera de vivir con las cosas cuando se tornan insoportables. He comido, bebido y he sido feliz y triste en Juárez. He hecho todas estas cosas en varias ciudades. Como cualquier hombre del siglo XX soy en gran parte una criatura de este hormiguero gigante donde mi especie ahora habita. Pero incluso con estos antecedentes, no estoy ciego. Juárez tiene una cualidad distinta. Es la ciudad donde la gente puede soñar, coger, beber y cantar, pero no es la ciudad donde la gente tiene esperanza. 

Cuando por lo regular, mis amigos norteamericanos dicen: si, los salarios en lugares como Juárez son bajos pero entiende, esa gente puede vivir con menos porque sus precios son más bajos y por otros factores que no se toman la molestia de aclarar. Ante esta tesis hago una simple y generosa oferta: te llevará del otro lado del puente en un taxi y después te dejara en una esquina con lo que gana un empleado de maquila en un día. Regresaré en 24 horas y me podrás platicar como te fue.

La joven de 17 años que llamó mi atención, se dijo que fue encontrada una semana después de su desaparición en un tramo del desierto, llegando al sur de la ciudad, en un lugar llamado Lote Bravo. La chica trabajaba 6 días a la semana en una maquila haciendo las luces direccionales para carro. Ella llevaba a casa el equivalente a 5 dólares por día.

En una fotografía de su cuerpo que me dio uno de los fotógrafos en el boletín del anfiteatro, ella es una figura arrugada en el desierto, rodeada de policías que se veían oficiosos e inútiles. El fotógrafo me dijo que cuando ella fue encontrada sus panties  estaban bajados, alrededor de sus tobillos y la policía rodeaba su forma inmóvil. En ese tiempo, muy entrada la noche, en el archivo de las fotografías del periódico, con el zumbido de la luz fosforescente sobre mi cabeza y el bullicio del personal pululando en los archiveros, toma esta declaración al pie de la letra. En un momento había trabajado en la sección de homicidios por tres años en un periódico de los Estados Unidos. Y los detalles de como los seres humanos se matan unos a otros me sonaba familiar. Pero por supuesto, aquel momento en el anfiteatro fue anterior, en un tiempo en que tenía una fe infantil en los hechos. De acuerdo con fuentes oficiales, al menos 150 mujeres jóvenes han desaparecido en la ciudad durante 1995. El gobierno dice que la mayoría habla huido con el novio, pero algunas personas dudan de esa explicación. Las familias han buscado en el Lote Bravo a sus seres queridos y cada vez más cuerpos siguen siendo encontrados. La policía entonces culpó a un asesino serial estadounidense y fácilmente arrestó a un sospechoso. Sin embargo, las jóvenes continuaron desapareciendo. La dirección de esta chica en particular estaba en un vecindario llamado colonia Nueva Hermila. No está en el mapa, pero entonces eso significa que cientos de miles de personas no tienen existencia oficial. Una compañía de taxi consulta a sus choferes por radio pero nadie conoce esta colonia. Los choferes que merodean los caminos de terracerìa en camiones con motores en mal estado, piensan que han escuchado sobre esta colonia, pero no pueden recordar donde esta. Finalmente, el departamento de bomberos trata de localizar la colonia Nueva Hermila, pero no lo logra. Ellos dicen que no es problema, si hay fuego ahí, pueden encontrarla por el humo. 

Jaime Bailleres ha expuesto una fotografía con una hermosa máscara negra tallada. La cabeza está inclinada. La cara es suave como una artesanía. El cabello es largo y negro. Me toma un momento superar esta belleza y darme cuenta de que la cara no es una máscara tallada. Ella es una joven de 16 años y la encontraron en el parque de El Chamizal por el puente libre que une Juárez y El Paso, Tx. El parque a ambos lados del Rio Grande este dedicado a la amistad entre las dos naciones. La piel de la joven se ha puesto negra bajo el sol. La cara se ha contraído y momificado. Ella fue secuestrada, violada y asesinada. Jaime explica que en el periódico se negaron a publicar esta foto. La razón de esta decisión es muy clara: los labios de la chica abiertos, dejando ver sus dientes blancos y el sonido parece salir de su boca y ella está gritando, gritando y gritando. 

“Nosotros no pensamos en los editores”, dice Jaime. “Nos importan un comino. Nosotros podemos concientizar a la gente. Enseñarle a mirar, a ver. Nosotros trabajamos en una jungla”.

La cara flota en la pantalla mientras la música suena en las bocina. Nadie publicaría nunca esta foto, dice Jaime. Trato de debatir con él ese punto y pronto me rindo. No puedo negar la cualidad estremecedora de la imagen. Es ensordecedora. La exhibición termina pasada la media noche y es entonces cuando me dirijo al centro. Un viento azota Juárez. La ciudad con frecuencia se llena de muros de polvo en constante movimiento, ya que muy pocas calles están pavimentadas. Las putas andan afuera de las vecindades de esa zona: 16, 17 y 18 años de edad. No hay manera de saber si ellas son prostitutas de tiempo completo o empleadas de maquila haciendo un dinero extra. El peso mexicano se ha devaluado otra vez en el último día. 

_¿Cuanto? Pregunto. Ella se inclina en la ventana y dice el equivalente a 14 dólares. Por supuesto, eso incluye el cuarto.

_¿Cuanto tiempo? Pregunto. 

_¿Cuanto tiempo me aguantas? Me responde con una carcajada.

Existen maneras maneras de medir los movimientos profundos de una economía que son más precisos y oportunos que el mercado de valores. Y esta chica con su grueso maquillaje es una de ellas.

El fotógrafo juarense Julián Cardona explica todo esto como un sandwich. El pan es el primer mundo y el tercer mundo, las tapas de arriba y abajo. Nosotros el jamón que va en medio. Julián, de unos 30 años, es un hombre alto de piernas largas, delgado, con voz profunda. En la calle le llaman “el compás”. Sonríe fácilmente y parece siempre estar mirando. Una noche en el periódico, mientras me abría paso a través de una pila gruesa de negativos del Lote Bravo, él me miraba como un juez. Finalmente saqué el negativo de un policía sosteniendo el zapato de una joven muerta encontrada en el desierto. Cardona la mira y por primera vez sonrió un poco. “Esta es una buena imagen”, dijo casi con alivio. En ese momento yo también respiré aliviado. Como todos los fotógrafos en Juárez, Julián está muy consciente de las estaciones del año. Al terminar la cosecha de noviembre y diciembre, hay un buen número de asesinatos debido al tráfico de drogas a medida que la mercancía se mueve hacia el norte y se liquidan las deudas. Luego, alrededor de navidad y año nuevo la gente se suicida. Los primeros meses del nuevo año traen consigo incendios y explosiones de gas debido a la mala calidad de los calentones hechizos de los hogares pobres. La primavera significa conflictos entre vecinos por el terreno para construir viviendas. Donde suelen surgir brotes de enfermedades en una ciudad que en gran parte carece de tratamiento de aguas residuales. El verano trae con seguridad problemas con el agua (en teoría, Juárez carecerá por completo de agua en los próximos 5 años, a menos que se haga algo). También es probable que haya más enfermedad y muchos asesinatos por pandillas. Los días frescos del otoño abren una nueva estación de pleitos entre vecinos y después con los días festivos, los fotógrafos regresan a las matanzas por tráfico de droga y a los suicidios de navidad. La gente rara vez sonríe en Juárez. Un reportero de la ciudad de México dio una vuelta por aquí y dijo “esta es una ciudad deprimente”. O como Manuel Sáenz, un fotógrafo del periódico matutino, escribió: “cualquier cosa puede pasar aquí en cualquier momento. Puede explotar en cualquier segundo”. Ese es el interior del sandwich.

Julián, como muchos de los fotógrafos en Juárez, ve su trabajo como una misión. Juárez es la sexta ciudad más grande en México y es históricamente famosa por el vicio y la violencia. Hacia el final de la primera guerra mundial no ha habido un lugar que atraiga más a los norteamericanos por las mujeres y la droga. En 1995, el crimen probablemente se incrementó en un 30%. Dado el gobierno y la policía corrupta, las cifras reales son difíciles de obtener, una característica compartida con la ciudad de México. Lo que está pasando en la ciudad de México es desestimado simplemente diciendo que muchas ciudades son violentas. Las pandillas también existen en los Estados Unidos. Los conflictos y disturbios son simplemente los dolores normales del crecimiento de una sociedad industrializada, dicen. Todas estas declaraciones tienen sentido, excepto por el hecho de que son mentiras políticas. Son la versión intelectual y gubernamental de aquella expresión gringa sobre las experiencias imprevistas “shit happens”.Lo que esto hace es admitir el objeto -el cuerpo, el cuchillo, la contaminación, la pobreza, el crimen- y al mismo tiempo reusarse a aceptar el verbo o el sujeto. En otras palabras, las cosas pasan pero nosotros no diremos quien las provoca o porque suceden. 

Los fotógrafos en Juárez piensan que su trabajo dirá la verdad. Ellos dicen que sus cámaras son mas letales que las AK-47. Tendemos a favorecer explicaciones místicas sobre el crimen (aquel legendario gen que hace malvada a la gente, las relaciones complicadas entre padres e hijos, lo que ocurre en la cabeza cuando la gente consume drogas, el colapso en las enseñanzas bíblicas aprendidas en la familia). Consideramos cualquier cosa para asesinatos, violaciones, robos y violencia en general. Excepto la falta de trabajo y la falta de dinero. Cualquier declaración que implique de que si tu tratas a la gente como basura, ellos tienden a comportarse mal, es rápidamente descartada por simplista. El término definitivo para la estupidez de nuestros tiempos. Porque si el problema es sobre dinero y trabajo, nada puede cambiar a menos de que nosotros cambiemos, y nosotros no estamos preparados para tal trabajo, y tampoco, aparentemente, está nuestro amado niño interior. 

Julián Cardona va rumbo a su casa a las 7 de la mañana después de doce horas de reportar los hechos sangrientos ocurridos en la ciudad durante la noche. El mira de reojo a una pequeña multitud que se congrega. Ahí esta un hombre que ha sido apuñalado 30 veces y sus brazos están doblados hacia arriba. Un perito está inclinado sobre el pecho tomando evidencia forense. Julián toma algunas fotografías. 

Rumbo al proximo 8 de marzo

20200303_164019

Rumbo al próximo 8 de marzo
Memoria de “Por Nuestras Hijas de Regreso a Casa”
De la Redacción.
Rumbo al dia internacional de la mujer, el pasado dos de marzo tuvo lugar en la Escuela Normal Superior de Ciudad Juárez, Chihuahua, una emotiva conferencia que tuvo como tema “La historia de Por el Regreso de Nuestras Hijas a Casa A.C., a cargo de dos de sus integrantes Marisela Ortiz y Lluvia Rocha. Maestra de muchos años, cofundadora de NHRC, se refirió a los inicios de esta asociasiòn, y a los motivos de su nacimiento: la desaparición y posterior feminicidio de Lilia Alejandra García Andrade, un chica de 17 años, que además, era una de sus alumnas. Ortiz recordó a Lilia Alejandra como una muchacha entusiasta interesada por el periodismo y por crear junto con ella el periódico de la escuela. Pero un dia no regreso a la escuela, ni a su casa. Al paso de las horas la inquietud fue aumentando y fue entonces que junto a la la madre, Marisela emprendió su búsqueda. En una época donde la palabra feminicidio aún no existía, afirmó Ortiz , la muchacha fue encontrada días después sin vida en un lote baldío, cercano a su lugar de trabajo, presentando signos de tortura y violación sexual.
Fue porque las autoridades las ignoraron en su exigencia de iniciar una investigación al respecto, que marisela, junto con la mama de Lilia Alejandra, deciden hacer el caso publico con una protesta. Fue el principio de la lucha, a decir de Ortiz, ya que al cabo de un año, ya tenían junto a ellas a mas de 20 madres de familia con historias similares, que también habían perdido a sus hijas y que asimismo habían sido ignoradas por las autoridades.
INICIA LA LUCHA
“Nuestras hijas de regreso a Casa “ asociación que finalmente se fundó en el 2001, empezó a recoger estos casos de muchachas desaparecidas, continuó Ortiz, resaltando en todo momento la responsabilidad de las autoridades por omisión. Averiguaciones Previas ni siquiera había elaborado los expedientes de cada caso y las madres tuvieron que elaborar los propios a partir de los datos que habían recabado ellas mismas. No tardaron en aparecer algunos obstáculos. Amenazas por teléfono, de la misma policía, cuyos elementos las amenazaron con desaparecer a algún otro miembro de su familia., etc. Pero con el tiempo la lucha de estas mujeres empezara a dar frutos y a obtener atención nacional. Empezaron a recibir apoyo de figuras publicas como escritores y artistas, cuya labor de difusión de la problemática que estaba sucediendo en Ciudad Juárez fue importante para que fuera conocida. La llegada de Amnistia Internacional fue tomada como una ofensa para un gobierno del Estado que seguía afirmando que a las mujeres de JRZ se les asesinaba simplemente porque eran unas putas. Lo que ha decir de Marisela Ortiz simplemente evidenciaba su posible complicidad. Sin embargo, recordó, las autoridades mexicanas irían cambiando su discurso al paso de los años. Recordó que ya durante el sexenio de Peña Nieto, denunció los hechos en el parlamento europeo, lo hubiera podido traer medidas económicas contra el gobierno de Mêxico. Casi fue declarada traidora a la patria, recordó, pena por la que podía ser condenada a muerte , a pesar de que en teoría no existe en Mèxico. Finalmente expuso ante el publico asistente los motivos que la llevaron a exiliarse en los Estados Unidos: una amenaza de muerte, una manta dejada afuera de la escuela donde trabajaba y el asesinato de su yerno.

La Lucha sigue
Por su parte Lluvia Rocha, psicóloga, refirió que su incorporación a Nuestras Hijas de Regreso a Casa empezó en el 2006 con el proyecto de la Esperanza, pensado para apoyar psicológicamente a niños que habían perdido a su madre por un feminicidio. Ahí fue donde se realizo un mural que hacía alusión al tema, hecho precisamente por los hijos de las víctimas. El mural retrataba la manera en que estas victimas desearían que jrz, fuera, es decir, un mundo sin violencia. Esta acción fue precisamente la que inspiró a Rocha a comenzar mas tarde su propio trabajo, al que ha llamado “los Rostros del Feminicidio”, una serie de murales con los rostros de varias muchachas desaparecidas. “Una manera”, afirma , “de ponerle rostro a la dureza de las cifras de los informes. Así, ha realizado mas de 21 murales hasta la fecha, en distintas colonias de Ciudad Juárez. A decir de la activista, la lucha contra el feminicidio fue cambiando a lo largo de los años, sobre todo por la manera en que la ciudad fue afectada durante el sexenio de Felipe Calderón, durante la supuesta guerra contra el Narco, y que trajo como consecuencia la militarización de esta frontera. Toda esta nueva problemática pareció dejar de lado la atención a los feminicidios. La violencia se había generalizado y tuvieron lugar además, masacres contra jóvenes, como la sucedida en el fraccionamiento Villas de Salvarcar el 31 de enero de 2010, o la sucedida en la Colonia Horizontes del sur, en octubre de ese mismo año. Una situación donde, a decir de Rocha, podía ya hablarse de un exterminio, en especial de una clase social, ya que por lo general se asesinaba a los miembros mas bajos de la cadena del tráfico de drogas. “Nunca se supo que se asesinara a algún Narco-Empresario (o no en la misma medida que se hacía con la clase desposeída)”. En este contexto las mujeres victimas del feminicidio, lo eran al ser monedas de cambio, utilizadas por los carteles como pago para obtener información. Además “la presencia de la policía federal y la llegada del ejercito no mejoraron la situación, ya que estas corporaciones también participaban de la trata de mujeres”, afirmó.
Finalmente, Rocha se refirió al significado de su proyecto de murales que en la actualidad aporta de manera significativa, un elemento de lucha importante para seguir denunciando y visibilizando la problemática de los feminicidios en Ciudad Juárez: “si no hay justicia al menos hay verdad y al haber verdad hay memoria y una reivindicación para las victimas”, dijo recordando las palabras de Julia Monarrez, Profesora investigadora del Colegio de la Frontera norte.
Para terminar, las expositoras hicieron un llamado al publico asistente a esta conferencia, para que estuvieran al pendiente de los acontecimientos a realizarse en los próximos dia 8 y 9 de este 2020, con motivo del día Internacional de la Mujer.

La niña del billete. 10 años en la búsqueda de Esmeralda

esmeraldaton flyer 2019

Este próximo 28 de enero del 2019 Esmeralda Castillo cumple 24 años de edad y casi 10 años desaparecida. Familiares, amigos y camaradas de lucha le mandamos un fuerte abrazo donde quiera que se encuentre. Queremos decirle que no hemos dejado de buscarla un solo día; y que ella se ha convertido en otro importante símbolo de lucha en esta frontera, como Marisela Escobedo. Celebramos su cumpleaños con la cuarta edición del “Esmeraldatón”; una carrera que se hace cada año para promover las medidas de prevención de la trata de mujeres y el feminicidio en Ciudad Juárez, Chihuahua.

¡Esmeralda Castillo vive! ¡La lucha sigue!

Esmeralda Castillo tenía 14 años de edad cuando desapareció un 19 de mayo del año 2009. Se encontraba estudiando el segundo grado en la Secundaria Técnica #79. Era un martes a medio día cuando tomó la ruta central frente a la puerta de su casa. Ella solía tomar dos camiones para llegar a la escuela donde estudiaba en el turno vespertino,  este camión la dejó justo en la esquina de av. Vicente Guerrero y Rafael Velarde en la zona centro de la ciudad: el último lugar donde fue vista.

Desde entonces su familia emprendió una ardua lucha por encontrarla con vida. Recorrieron a pie la ciudad entera pegando pesquisas, caminaron desde Lomas de Poleo hasta el Mezquital en diversas ocasiones. Don José Luis Castillo solía pasar la noche acostado en las banquetas del centro de la ciudad, fingiendo ser un vagabundo, con la esperanza de escuchar alguna información útil. Muchas veces, él y su familia, se vieron orillados a pedir limosna en la calle, para poder seguir sacando copias de la pesquisa; mientras la respuesta de Fiscalía siempre fue “es su hija, búsquela usted”.

Don José Luis nos cuenta cómo tuvo que dejar su empleo para poder dedicarse de tiempo completo a la búsqueda de su hija. Duraba varios días, comiendo solamente una coca-cola y un pan de dulce al día, recorriendo kilómetros bajo el sol, pegando pesquisas. Las autoridades mantuvieron una actitud omisa respecto al caso. Responsabilizaban a la familia Castillo por la desaparición de su propia hija. Les revictimizaban diciendo que eran una familia “disfuncional” y seguro por eso Esmeralda “se había ido por voluntad propia”.

A principios del año 2012, Don José Luis Castillo obtuvo información sobre el paradero de su hija. Había sido vista en el bar Don Beto´s sobre la avenida Juárez. Una mujer, que trabajaba en la barra, había hablado con “la niña del billete”; afirmando que estaba siendo prostituida en este lugar. Un par de años antes, la familia Castillo diseñó el billete-pesquisa de doscientos pesos, para difundir la imagen de su hija desaparecida. Esto como una estrategia para que la gente prestara atención a los rasgos de Esmeralda. Cientos de estos billetes fueron repartidos por toda la ciudad, y a diferencia de la pesquisa en hoja blanca, muchas personas lo conservaban en su cartera.

Tal fue el caso de la mujer que habló con Esmeralda en el Bar Don Beto´s, en la zona centro de la ciudad. El lugar se encontraba cerrado, mientras ella trabajaba en la barra, comentando con sus compañeras sobre aquel “ingenioso billete-pesquisa”. En ese momento, una jovencita se acercó y mantuvieron un intercambio de palabras por algunos segundos:

– Esa niña del billete soy yo…dígale a mi papá que venga a rescatarme, dicen que nos van a llevar a la Merced.
-Dame el número y la dirección de tu papá
-El número de mi papá es…

En ese momento fueron interrumpidas por el dueño del bar; quien rápidamente se llevó a Esmeralda y la metió en la bodega. De ahí salieron con otras tres jovencitas más, a quienes sacaron del Bar.

Después de este acontecimiento, la mujer trató de comunicarse con la familia Castillo, por medio de un canal de televisión local. Finalmente lograron ponerse en contacto y conocer la historia de su breve encuentro con Esmeralda. Estaban ante la posibilidad de localizarla con vida a casi dos mil kilómetros de aquí. La familia Castillo informó a las autoridades sobre lo sucedido y pidió el apoyo para trasladarse a la Ciudad de México. Tras una serie de ineptitudes por parte de Fiscalía, resuelven con un simple: “es su hija, búsquela usted…nosotros no somos beneficencia pública”.

Entonces Doña Martha y Don José Luis se dispusieron para gestionar su propio viaje vendiendo hamburguesas y paletas de chocolate en la Plaza de Armas. Pidieron ayuda de la comunidad para recuperar a su hija, recibiendo el apoyo solidario de activistas, medios de comunicación y otros familiares de víctimas. Con esto, nuevamente lograron llamar la atención y mucha gente se unió a la causa comprando sus productos.

Al llegar a la Ciudad de México, no conocían a nadie y no sabían exactamente por dónde comenzar su búsqueda. Decidieron repartir los billetes en diferentes lugares públicos, y fueron localizados por varios medios de comunicación a nivel nacional e internacional. Uno de ellos el programa de Rocío Sánchez Azuara, dónde fueron entrevistados y pudieron exponer su caso. Gracias a su denuncia pública, lograron participar en un operativo en el cual se rescató a cuatro niñas víctimas de trata. Desgraciadamente, ninguna de ellas era Esmeralda.
La familia Castillo recorrió la zona centro, Tepito, la Merced y otras áreas de la Ciudad de México. En este caso, los medios de comunicación fueron un arma de doble filo. Por un lado, ayudaron bastante para dar a conocer el problema por el que atravesaban; sin embargo, generaron una gran controversia a nivel internacional, siendo muy probable que hayan alertado a quienes tenían a su hija en ese momento. Después de quince días, regresaron a Ciudad Juárez sin Esmeralda, pero con toda una red de contactos para continuar su lucha.
Al volver a ciudad Juárez, acudieron a la inauguración de la Fiscalía de Género y se enfrentaron al entonces gobernador del estado, César Duarte. Le reclamaron la falta de apoyo del gobierno hacia las familias, haciendo ironía de los 120 millones de pesos gastados en una Fiscalía de género, que ni siquiera podía apoyar en la búsqueda de las jóvenes desaparecidas. Tres días después de este evento, en abril del 2012, recibieron una visita de la policía ministerial en su propia casa. Don José Luis nos relata lo sucedido durante ese día:
“Mi hijo venía llegando cuando se encontró a los ministeriales afuera de la casa. Le preguntaron por José Luis Castillo…les dijo que él era José Luis Castillo, a lo que ellos cuestionaron: ¿Tú tienes una hija de 14 años? – “Ah no, es mi papá”- les dijo. Le respondieron que ambos debíamos acompañarlos porque habían encontrado a Esmeralda y teníamos que reconocerla. Nos pareció muy extraño, pero decidimos ir, al llegar a Fiscalía nos interrogaron a cada uno por separado; luego nos juntaron y nos hicieron esperar dos horas. Después regresaron para decirnos lo que procedería…”

Después de tres años apareciendo continuamente en los medios de comunicación, Don José Luis y su hijo fueron acusados de 45 asaltos a mano armada con un uzi 9mm y un revólver calibre 45. El fiscal encargado de la investigación por el caso de la desaparición de Esmeralda, había sido cambiado de departamento recientemente. En esta ocasión, había podido resolver de manera eficiente, el caso de la acusación contra dos miembros de la familia Castillo.

Pasaron los primeros tres meses sin derecho a visitas en el Centro de Readaptación Social (CERESO). Transcurrida la primera semana, los mandaron al área de acusados por feminicidio y desaparición de mujeres. Ahí constantemente los amenazaban de muerte. Los intimidaban y cuestionaban sobre su intención de promover penas más duras para los acusados por esos delitos. Don José Luis trataba de explicarles, en qué sentido de manera indirecta, él apoyaba a quienes eran inocentes y estaban siendo utilizados como “chivos expiatorios” para dar carpetazo al asunto.

Hasta el día de hoy, Don José Luis está convencido de que los querían matar. Aun recuerda con lágrimas en los ojos cómo su hijo lo abrazaba llorando y le decía “Ni modo jefe, con usted hasta la muerte”. En una ocasión, González Nicolás, el Fiscal General de entonces, le ofreció su libertad inmediata, a cambio de aceptar haber cometido los 45 asaltos a mano armada. Don José Luis lo rechazó de manera tajante, mientras su hijo le reprochaba y reclamaba volver a ver de nuevo a su pequeña recién nacida.

Don José Luis Castillo está muy agradecido con sus abogados Karla Micheel Salas y David Peña por todo el apoyo, que, de manera incondicional, le han proporcionado para salir adelante en la búsqueda de Esmeralda. Ellos se encargaron de su familia durante los ocho meses que permaneció preso. “Le ayudaban a Martha con el mandado y los recibos de la casa…también me dieron dos cursos de derechos humanos durante seis meses y me dijeron que lo único que les debía era seguir asesorando familias en su lucha por la justicia…siempre estaré orgulloso de pertenecer al Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social”.

Pasaron los primeros tres meses viendo cómo a todos los presos los visitaban, menos a ellos. Se endeudaban con facilidad por los servicios de limpieza y lavandería del CERESO. Desconocían todo sobre como se manejaban las cosas en un lugar como ese. No sabían porque de pronto les decían que ellos eran los “wampa” solamente por no tener dinero para pagar los servicios. No faltó quien públicamente los culpara por la desaparición de Esmeralda. Nunca quisieron responder a provocaciones para no entorpecer su proceso legal.

Algunos presos los defendían encarando a sus compañeros: “tú estás aquí porque hiciste algo malo, ellos están aquí porque al gobierno le conviene que se callen”. Otros los ayudaron a pagar sus deudas; les expresaban su apoyo y reconocimiento. Una de esas noches, José Luis le dijo a su papá que tenía muchas ganas de desayunar unos “hot cakes”. Esa misma noche Don José Luis pidió prestada una tarjeta de teléfono para hacer una llamada a Doña Martha:

-Vieja, no tengo mucho saldo, te llamo rápido para decirte que mañana nos traigas dinero para unos hot cakes.

-No, no voy a ir mañana
– ¿Por qué no?
– ¿Qué no sabes?
– ¡No! ¿Qué pasó?
– Ya están libres ¿No te han dicho nada?
-No…
Dice Don José Luis que hay fechas que no se olvidan. Ese 11 de diciembre del 2012, salieron del CERESO a las 2:00am, después de haber pasado ocho meses en prisión. Tiempo durante el cual varias veces pensaron que no saldrían vivos. Finalmente, la navidad del 2012, se reunían con su familia. José Luis con su pequeña de meses. Pero ni el hambre, el frío, la cárcel o el miedo a la muerte, los harían desistir de su lucha por encontrar a Esmeralda.

Casi un mes y medio después llevaron a cabo “La Caminata por la Vida” en enero del 2013. Varias madres de familia decidieron emprender esta acción después de descubrir que Fiscalía había vaciado la basura de las papeleras en el ataúd de una de las víctimas a quien velaban en un domicilio particular. A un año del hallazgo de los cuerpos en el Arroyo del Navajo, esta marcha se hacía para exigir avances en los casos de desapariciones de jovencitas. Las madres caminaron más de 360 kilómetros a la ciudad de Chihuahua para hablar con el gobernador. Don José Luis nos platicaba que ese día partieron con dos galones de agua, cinco chocolates, dos rollos de papel de baño y veinte pesos en la cartera

La caminata inició en el Panteón San Rafael. Durante el trayecto otras madres se fueron uniendo y atravesaron el desierto con temperaturas bajo cero. Doña Bertha nos platicó que una noche el frío se sintió tan intenso que tuvieron que darse calor cuerpo a cuerpo. El objetivo se logró por relevos, mientras unos descansaban en los vehículos, otros avanzaban. En esa caminata participaron varios compañeros de lucha.

A Maclovio le tocó aventarse el último tramo de Sacramento a Chihuahua. Al llegar a la ciudad de Chihuahua se toparon con la noticia de que el gobernador, César Duarte, se encontraba en “una cruzada contra el hambre” en el estado de Chiapas, y no podía atenderlas. Los familiares se negaron rotundamente a firmar acuerdos de manera privada, comienzan a exigir una reunión en la plaza pública.

Después de confrontar al gobernador, una de las madres fue amenazada de muerte. Elementos de la policía federal se dedicaron a vigilar su comportamiento, a rodear su casa e intentar meterse. Un día en la mañana recibió una llamada, era una persona diciéndole que se saliera de su casa porque la iban a secuestrar. Ella agarra a sus hijos, se va con una vecina y desde ahí mira lo que sucede. Sujetos armados entraron a su casa y empezaron a revisar todo, sacaron los muebles y artículos personales. Ella no entendía que era lo que buscaban, pero a partir de aquel momento decide pedir asilo político en Estados Unidos. Logra llegar a San Francisco con apoyo de distintas organizaciones (Ibarra, 2013).

Ese mismo año nace el proyecto “Los Rostros del Feminicidio” con el rostro de Marisela Escobedo. El primero que pintó Maclovio sobre la calle Montebello en el fraccionamiento “Las Misiones”. Un año después, en octubre del 2014, pintó el rostro de Idaly Juache Laguna, quien era modelo y cuyos restos fueron encontrados en el Arroyo del Navajo en el año 2011. Aunque en el 2012 ya se había pintado el rostro de la señora Sara Salazar. Como un tributo a la familia de activistas que fueron exiliados y desaparecidos en el Valle de Juárez durante los años de lucha contra la militarización.

En febrero del 2015 comenzó formalmente el proyecto de “Luchando hasta encontrarlas” y “Los rostros del feminicidio”. Por un lado, expresábamos la incansable lucha por encontrar a las jovencitas con vida y por otro llevábamos a cabo un ejercicio de memoria. La historia que ha marcado a esta frontera como el epicentro de la lucha contra el feminicidio a nivel mundial. Nuestro objetivo principal siempre fue denunciar el feminicidio y la desaparición de mujeres como lo que nosotros consideramos que son: crímenes de Estado. Entre febrero y marzo del 2015 pintamos los rostros de Esmeralda Castillo Rincón, Lilia Alejandra García Andrade, la señora Bertha García y Mónica Janeth Alanís Esparza.

Don José Luis nos dio la idea de intercambiar latas de pintura en aerosol por tacos de barbacoa en el monumento de la ciudad. Así fue como empezamos a recolectar más material para seguir pintando rostros. Durante esta acción conocimos a la señora Paula Flores y su familia. Nosotros no sabíamos que su hija Guillermina había sido quien diseñó el símbolo de la cruz rosa con el fondo negro que vemos pintada en casi todos los postes de la luz en el centro de la ciudad. De alguna manera nos sentíamos conectados a esta historia. Tal como ellas empezaron, la pinta de cruces y de murales nos permitió posicionar públicamente un discurso que señalaba directamente al Estado como el primer responsable por estos crímenes de lesa humanidad.

Otras organizaciones civiles y particulares se unieron a la causa donándonos más latas de pintura en aerosol; por ejemplo, Marisela Ortiz de Nuestras Hijas de Regreso a Casa, la Asociación Civil “Compañeros, y algunos familiares de víctimas. También conseguimos 18 cubetas de pintura acrílica que había sido donada a la asamblea universitaria a finales del año 2014. Todo este material lo utilizamos prácticamente durante los dos años siguientes.

En febrero del 2015 Don José Luis Castillo impulsó otro proyecto que revolucionó gráficamente la denuncia de los feminicidios y las desapariciones de mujeres. Este fue la instalación de mamparas de dos metros de alto con la fotografía de la chica y una breve historia de lo sucedido. Hasta ahorita se han instalado tres memoriales de este tipo: dos con casos de feminicidio (Lilia Alejandra García Andrade y Silvia Rivera) y una víctima de desaparición forzada (Esmeralda Castillo).

A la fecha hemos pintado 21 murales con 26 rostros de mujeres desaparecidas o víctimas del feminicidio. A raíz de nuestra iniciativa, otro grupo de madres se organizó de manera independiente para pintar a sus hijas. En total suman aproximadamente 50 rostros esparcidos por toda la ciudad. Desde Lomas de Poleo hasta el Mezquital; desde donde Don José Luis solía hacer sus primeros recorridos pegando pesquisas de Esmeralda.

En enero del 2015 Don José Luis se manifestó durante la visita del entonces presidente Enrique Peña Nieto. Él y otros familiares de víctimas buscaban que los recibiera en una audiencia pública. Don José Luis fue reprimido por las fuerzas de seguridad que le impidieron llegar hasta el lugar dónde el acto se llevaba a cabo. Casualmente, un día después de este evento, la familia Castillo fue notificada del hallazgo de los restos de Esmeralda. Un pedazo de tibia había sido encontrado en “El Arroyo del Navajo” casi dos años antes y según ellos ya habían mandado realizar dos exámenes de ADN que probaban la muerte de Esmeralda Castillo. Muchas preguntas quedaban en el aire ¿Solamente un fragmento de tibia? ¿Cuántos huesos tiene el esqueleto humano? ¿Una persona puede vivir sin una pierna?

La familia Castillo se negó a aceptar el pedazo de tibia que Fiscalía les pidió aceptar para poder pasar el caso a “feminicidios”. En esta ocasión, como en otras, les ofrecieron el “apoyo económico” que otras familias ya recibían por aceptar dicha situación. Fue entonces que Don José Luis le dijo al jefe de periciales que si aceptaría el dinero que le ofrecían. A lo cual ellos reaccionaron muy positivamente preguntándole que si cuánto quería. Don José Luis le respondió al jefe de periciales:

-Quiero lo que vale tu hija
– ¡Mi hija no tiene precio!
– ¡La mía tampoco!

A partir de entonces, Fiscalía no tuvo más remedio que expedir el documento oficial correspondiente afirmando lo que era la verdad. Con el pedazo de tibia encontrado en El Arroyo del Navajo, no se podía determinar que Esmeralda Castillo estaba muerta. El viernes 16 de septiembre del 2016 fue el primer rastreo ciudadano en El Arroyo del Navajo. Este lugar es conocido como el cementerio clandestino más grande del Estado de Chihuahua.

Restos pertenecientes a 21 mujeres han sido identificados en ese lugar durante los últimos años. La mayor parte de ellas reportadas como desaparecidas en el centro de la ciudad. A la fecha cinco hombres han sido sentenciados por estos crímenes. Después de esto se organizaron cuatro rastreos más. Muchas organizaciones participamos en esta búsqueda. Nosotros mismos, sin ayuda del gobierno, encontramos huesos humanos, balas, ropa de hombre, ropa interior femenina, zapatos, monedas etc.

Otra actividad que Don José Luis ha realizado desde el año 2015 han sido los talleres de prevención de la trata de personas y el feminicidio en escuelas secundarias y preparatorias. De hecho, nuestra finalidad es conjuntar el proyecto de los murales con el de los talleres de prevención en las escuelas. En septiembre del año pasado llevamos a cabo la primera prueba piloto de este nuevo proyecto que busca unir ambos tipos de intervención.

Desde el 2015 estuvimos trabajando con Don José Luis Castillo investigando el caso de Esmeralda con dos reporteras que venían de Los Ángeles, California. En febrero del 2016 tuvimos la visita del Papa en Ciudad Juárez. Un día antes, César Duarte organizó un evento con la prensa internacional para dar a conocer el modelo que había generado “grandes avances” en materia de seguridad en el estado de Chihuahua. Creo que pocas veces nos habíamos sentido tan enojados e indignados como ese día.

Con la ayuda de las reporteras, decidimos entrar como parte de la prensa que había sido invitada al evento. Don José Luis tenía un micrófono oculto en su camisa. Llevábamos la lona de Esmeralda escondida en una mochila. Entramos y escuchamos todas las participaciones de los ponentes. Ahí estaba César Duarte, la familia Cabada, los Fuentes, los De la Vega, el fiscal general del estado de Chihuahua y todos quienes cuatro años antes habían metido preso a Don José Luis Castillo.

Justo después de que César Duarte terminó su discurso, Don José Luis ya se encontraba frente a la audiencia. Con dos movimientos se subió al estrado y tomó la tribuna antes de que apagaran el sonido. Decenas de medios a nivel internacional se acercaron para grabarlo. Comenzó desmintiendo lo que habían dicho todos los demás. Denunció la invisibilización de los feminicidios y las desapariciones de mujeres en el “discurso oficial”. Apagaron el sonido y Don José Luis bajó para seguir dando entrevistas a los medios de comunicación. Los guardaespaldas de César Duarte nos miraban fijamente con toda la intención de impedirnos salir del lugar.

Salimos de ahí antes que él y seguíamos escuchando todo lo que pasaba por el micrófono de su camisa. Nos estacionamos en una plaza comercial a unos metros del salón Cibeles. Hasta ahí llegó caminando Don José Luis minutos después. Después de ese día la familia Castillo recibió amenazas de muerte que, según la policía federal, fueron hechas desde el conmutador de gobierno del Estado en la Ciudad de Chihuahua.

En mayo del año pasado la familia Castillo organizó “La Caravana de la Realidad del Norte”. Esta caravana se organizó con el objetivo principal de dar a conocer muchas de las problemáticas por las que atravesamos en esta frontera y también denunciar un año más de impunidad en los casos de desaparición y feminicidio de cientos de mujeres y niñas. Entre ellos el caso de Esmeralda Castillo.

Desafortunadamente, el 90% de las organizaciones progresistas en el estado de Chihuahua han dado un claro giro hacia la derecha con el “nuevo amanecer” de Javier Corral. Otros dos casos que buscó visibilizar la caravana es el de Ana María Gardea Villalobos, quien tenía 10 años de edad cuando fue víctima de feminicidio en 1997. Hasta el día de hoy este feminicidio infantil continúa impune; sólo 3 de los 7 asesinos fueron consignados ante las autoridades.De la misma manera, Flor Fabiola Rivera quien fue víctima de un feminicidio la segunda semana de diciembre del año 2004; era muy joven y sus asesinos dejaron huérfano a un niño de dos años. Fabiola fue asesinada en su propia casa y hasta el día de hoy no hay ningún culpable en la cárcel, un caso más de ciudad Juárez que se encuentra en la total impunidad.

La caravana de la Realidad del Norte atravesó las ciudades de Chihuahua, Jiménez, Saucillo, Torreón, Zacatecas, San Luis, Querétaro y la Ciudad de México. Diversas organizaciones apoyaron en esta acción; entre ellas los maestros normalistas, los compañeros de Veterania, el Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social y el Grupo de Acción Revolucionaria/Rosas Rojas.

Después de casi 10 años, la familia Castillo continúa en la lucha por encontrar a su hija con vida. Con fuertes indicios de que Esmeralda fue o ha sido víctima de trata, en este décimo aniversario hacemos honor al mensaje que este padre nos comparte en el marco del 24 aniversario de su hija Esmeralda:

“Ya basta de que los hombres sigamos diciéndoles a las mujeres cómo deben vestirse, cuando deben casarse, cuando deben embarazarse o abortar. Nadie más que ellas son quienes deben decidir sobre sus propios cuerpos”

 

whatsapp image 2019-01-24 at 11.22.49 am

 

Rosas Rojas encabeza marcha por el aborto legal, seguro y gratuito en Ciudad Juárez

MARCHA POR EL ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO

El pasado viernes 28 de septiembre 2018, las camaradas de Rosas Rojas Juárez encabezamos la marcha por el aborto legal, seguro y gratuito en Ciudad Juárez, Chihuahua. La acción tuvo lugar en el monumento a Benito Juárez a partir de las 6:00pm y logramos convocar alrededor de 30 mujeres y 15 hombres. Diversos medios de comunicación estuvieron presentes para documentar la acción.

Durante dos semanas estuvimos trabajando en la organización de esta movilización (logística, seguridad, elaboración de materiales y difusión en redes). De hecho, hasta el momento, nuestro video viral convocando a la marcha, lleva 1,200,000 reproducciones y ha sido 6,100 veces compartido. Rosas Rojas se levanta en Monterrey, Guanajuato, Ciudad Chihuahua, Ciudad Juárez y CDMX después de un gran trabajo y esfuerzo de coordinación.

Con esta última movilización abrimos paso a un nuevo referente feminista con perspectiva de clase: Rosas Rojas Chihuahua. Continuamos en el camino de nuestra formación y comenzamos la disputa por el espacio público con los sectores abiertamente fascistas que no se han cansado de expresar su odio hacia las mujeres en uno de los Estados más conservadores del país.

En esta lucha hemos un vivido un sinnúmero de insultos, amenazas y violencia machista en todas sus modalidades por parte de los grupos más conservadores de la ciudad. Un verdadero linchamiento social. Si, en la ciudad que está constituida en un 70% por hogares con madres solteras, en el epicentro del feminicidio a nivel mundial; los reaccionarios se encargan de recordarnos que nuestros cuerpos no nos pertenecen. Le pertenecen a la iglesia, al Estado, al marido, incluso al feminicida, pero jamás a nosotras.

Esto lo pudimos comprobar el mismo 28 de septiembre, cuando los “Pro-Vida” organizaron su marcha contra la legalización del aborto, a la misma hora, en el mismo lugar. Esto en un claro intento de intimidación para hacernos desistir de nuestro objetivo. Lo que más nos sorprendió fue que hablaran de una “marcha de paz” cuando en redes expresaron constantemente el más arraigado clasismo, machismo, racismo y homofobia contra nosotras. Sin embargo, las camaradas se mantuvieron siempre firmes en nuestro objetivo.

A pesar de todo el odio vertido en redes durante una semana, no dimos paso atrás. Quienes lo vivimos sabemos la lucha que hemos librado contra el sistema patriarcal en esta última ocasión. Contra un Estado feminicida como lo es Chihuahua.  Nada más puedo decir, que ahora comprendo por qué en Juárez se mata mujeres impunemente. Esta es una ciudad que odia a las mujeres, pero no a todas, solamente a las mujeres pobres, como las miles que matan y desaparecen.

POR UN ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO!!

EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR!!

ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR!!

ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO PARA NO MORIR!!

ROSAS ROJAS JUÁREZ!!

 

Ayúdanos a localizarla! Si los ves, denuncia!

34505754_104634783768859_144372310587998208_n

¡AYÚDANOS A LOCALIZARLA!

¡SI LOS VES, DENUNCIA!

Quiero denunciar públicamente que mi sobrina Paola Guadalupe Manrique Macías, de 13 años de edad, fue sustraída de su hogar en ciudad Juárez, Chihuahua por el señor Jorge Alberto Ramírez. Esto pasó hace aproximadamente un mes y desde entonces han estado moviéndose de una ciudad a otra sin que sea posible dar con su ubicación exacta.

Cabe mencionar, que este sujeto tuvo una relación amorosa con mi cuñada (la mamá de la niña), por alrededor de un año y estaban haciendo planes para irse a radicar en otro estado. Sin embargo, esto nunca sucedió y Jorge Alberto Ramírez simplemente aprovechó el vínculo de confianza que había construido con la menor para llevársela y sacarla de la ciudad mientras la mamá estaba trabajando. Contamos con información de que actualmente se encuentran viviendo juntos en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa.

Tenemos fuertes indicios para sospechar que este sujeto está abusando sexualmente de la menor; además de mantenerla cautiva y aislada de sus seres queridos ejerciendo violencia psicológica: manipulación, coacción, chantaje emocional y amenazas sutiles. Por lo tanto, hemos tomado la decisión de proceder legalmente en su contra y ésta es la denuncia pública que queremos compartir en redes con el objetivo de que se difunda la imagen de la niña. También queremos dar a conocer el rostro del sujeto para poder localizarlo y alertar a la comunidad sobre un posible depredador sexual operando en Mazatlán, Sinaloa. Nuestro más grande temor es que este hombre esté prostituyendo a la menor; ya que nos parece extraño que haya decidido llevarla precisamente a una ciudad turística.

Paola Guadalupe Manrique Macías tiene 13 años de edad, complexión delgada, mide aprox. 1.65mts, color de piel morena clara, ojos color café claro, nariz ancha, boca grande, labios carnosos y cabello ondulado color castaño debajo de los hombros. Jorge Alberto Ramírez tiene aproximadamente 60 años de edad, mide 1.70, complexión media, tez morena clara, barba de candado canoso, cabello entrecano y ojos verdes.

18622159_154690141736685_5567578235336723760_n

CARAVANA POR LA REALIDAD DEL NORTE

ROSAS ROJAS JUAREZ LOGO

¡Vamos a la Ciudad de México por nuestras asesinadas y desaparecidas!

Este próximo 19 de mayo sale desde Ciudad Juárez rumbo a la Ciudad de México la Caravana Por la Realidad del Norte que encabezan madres, padres y familiares de mujeres y niñas desaparecidas o asesinadas; también esta caravana está apoyada por compañeras y compañeros activistas quienes han tenido una firme actividad de denuncia y visibilización de la desaparición forzada y feminicidio en Juárez, así como acompañamiento de las familias con la firme exigencia de justicia para las asesinadas y el castigo a los responsables.

El objetivo de esta caravana es visibilizar y denunciar la gran cantidad de mujeres que siguen desapareciendo y asesinando en Ciudad Juárez, así como distintas problemáticas que vivimos en el norte de nuestro país.

Este día es importante para quienes damos vida a esta Caravana pues se cumplen nueve años de la desaparición forzada de Esmeralda Castillo, quien tenía 14 años de edad cuando fue desaparecida sobre el cruce de las calles Vicente Guerrero y Rafael Velarde en el año del 2009.

Otros dos casos que busca visibilizar la caravana es el de Ana María Gardea Villalobos, quien tenía 10 años de edad cuando fue víctima de feminicidio en 1997. Hasta el día de hoy este feminicidio infantil continúa impune; sólo 3 de los 7 asesinos fueron consignados antes las autoridades.

De la misma manera, Flor Fabiola Rivera quien fue víctima de un feminicidio la segunda semana de diciembre del año 2002; era muy joven y sus asesinos dejaron huérfano a un niño de dos años. Fabiola fue asesinada en su propia casa y hasta el día de hoy no hay ningún culpable en la cárcel, un caso más de ciudad Juárez que se encuentra en la total impunidad.

La caravana estará realizando paradas simbólicas en diferentes estados del país como Chihuahua, Saucillo, Jiménez, Torreón, Zacatecas, San Luis Potosí, Querétaro, Estado de México y Ciudad de México para visibilizar principalmente los casos de feminicidio y diversas problemáticas de la frontera norte.

¡Únete a la caravana!

Si eres familiar de víctima de feminicidio o desaparición puedes integrarte a la caravana! Llama al teléfono celular 656 462-66-66 o escribe a la página en facebook “Buscando Esmeralda”.
¿Cómo apoyar la caravana?

Difundiendo la realización de la caravana así como sus objetivos políticos.
Asistiendo al evento político cultural de recaudación de fondos Apoya a la Caravana La Realidad del Norte, que se llevará a cabo el domingo 6 de mayo a las 3 pm en el Oxido bar en Ciudad Juárez.
Realizando actos políticos culturales de recibimiento de la caravana en los Estados donde vamos a realizar paradas.
Apoya depositando a la cuenta de Oxxo: 4766 8406 4526 2499, ya que la caravana es totalmente independiente y no está recibiendo recursos para financiarse de ningún partido político o ong.

Las principales demandas que levanta esta caravana son:

¡Que encuentren a las desaparecidas y desaparecidos de Ciudad Juárez y de todo el país!
¡Justicia para las víctimas de feminicidio!, ¡Exigimos castigo a los responsables!
¡Contra la militarización de la frontera!
¡Apoyo a la lucha de los maestros!
¡Apoyo a los estudiantes normalistas!
¡Ayotzinapa-Crimen de Estado!
¡Alto al Fracking y la minería a cielo abierto!

¿Y qué razón me da de mi hija? Lírica subversiva contra el feminicidio

27750251_578034489203339_2388363656982574564_n

El sábado 10 de febrero tuvimos nuestro evento de “Lyrica Subversiva con Causa” ahora como parte del trabajo en el GAR y Rosas Rojas Juárez. Este tuvo lugar en el “Hall of Fame” sobre el Blvd. Oscar Flores. Es la segunda acción de este tipo que se organiza en la ciudad; la primera fue en enero del 2017 y se llamó “Música y Arte Urbano con Causa”. En aquella ocasión se pidió el apoyo solidario de los asistentes y logramos juntar una despensa para la familia de Juanita Villalobos. Ella es madre de Ana María, una niña de 11 años, quien fue víctima de feminicidio en 1997. También se pintaron en cuadros tres rostros de mujeres y niñas víctimas de feminicidio o desaparición forzada: Airis Estrella Enríquez Pando, Perla Marisol Moreno Jurado y Ana María Gardea Villalobos.

27751725_578034315870023_657902821681611404_n

En este último evento contamos con la participación de varias bandas de RAP como Anita Skate, Michelle Cuicui, Sick Ganga, No hay 5to Malo, Street Poeta y Pok Tres Siete, entre otras. También presentaron su show los compas B-Boys de Fear Less Crew. Se contó con una buena asistencia y fue un evento de calidad que logró mantener el entusiasmo de principio a fin. También se dejó sentir el interés de la gente hacia las causas sociales.

TODA LA BANDA GUAD CARRO GUAD IZQ

El objetivo de esta actividad fue juntar despensa para dos familias más que han sufrido la pérdida de un ser querido a causa del feminicidio o la desaparición forzada. Debido a esto, pedimos a lxs compas que se solidarizaran con un kilo de arroz, frijol, café o azúcar, o con una lata de alimento no perecedero. Aprovechamos la realización de este evento para informar la gente sobre la intervención artística, política y cultural que se ha venido haciendo con el trabajo de los murales.

La organización de este evento fue una muy buena experiencia, ya que nos permitió estrechar lazos con compañeras raperas de otras partes del país, sensibilizar a lxs compañerxs sobre el problema del feminicidio y conocer otros espacios donde los jóvenes de Juárez están realizando actividades artístico/culturales. Por ejemplo, el “Hall of Fame”, que es una Barber Shop, taller de serigrafía y tienda donde la banda puede encontrar todo tipo de artículos relacionados con el arte urbano.

GUAD IZQ II

El día de ayer nos dispusimos a entregar la despensa que juntamos para la señora Rita. Su nieta, Perla Marisol Moreno Jurado, desapareció el 28 de marzo del año 2011 en el centro de la ciudad. Doña Rita siempre se ha hecho cargo del cuidado de sus cuatro nietos y lo que más me sorprendió al llegar fue la frase con la cual me recibió: “¿Y qué razón me da de mi hija?” Su pregunta me dejó desconcertada por unos segundos y solamente atiné a responder: “Pues a eso veníamos Doña Rita, para saber si usted sabía algo…le trajimos una despensa y un cuadro de Perla”.

CERRITO GUAD IZQ

De los pocos detalles que se tienen sobre el caso es que Perla había dejado una solicitud de empleo en un negocio del mercado. Esa mañana se dirigía al lugar para cumplir con su primer día de trabajo. El año antepasado la pintamos sobre la barda de la casa de Betty, quien es vecina del sector, y también es familiar de otra mujer desaparecida en el mismo año. Durante nuestra visita el día de ayer convivimos con Fabián, quien es hermano de Perla, tiene parálisis cerebral y se encuentra a cargo de Doña Rita. Estuvimos platicando un rato con ellos y quedamos de acuerdo en regresar para hacer una discada en el cumpleaños de Perla.

Rosas Rojas participa en Esmeraldatón y limpieza del memorial de Lilia Alejandra García Andrade

27067419_2068643626714360_7972585090837228085_n

El sábado 27 de enero nos enteramos a través de una publicación de Norma Andrade que el memorial de Lilia Alejandra García Andrade había sido vandalizado. Compañeras y compañeros de diferentes organizaciones manifestamos nuestro repudio e indignación al respecto.

Lo primero que me pareció extraño al ver la fotografía fue el hecho de que los rayones hubieran sido hechos con color rosa. Otra cosa que también me pareció rara fue que la firma tuviera una especie de aureola en la parte superior. Luego cuando llegamos hasta ahí pudimos confirmar que la misma firma había sido hecha por ambos lados de la mampara. No me atrevería a afirmar que se trató de un acto intencional por parte de alguien, sin embargo notamos ciertas cosas que pudieran indicar que no se trató de un comportamiento “espontáneo”.

26993366_2068547866723936_894485347267309222_n  27072248_2068547963390593_3944359880153464272_n

El domingo 28 de enero participamos en el tercer “Esmeraldatón”: una carrera que se organiza con la finalidad de informar sobre el problema de la desaparición forzada y la trata de personas en Ciudad Juárez. La actividad está dirigida sobre todo a niñ@s y adolescentes para informar sobre las medidas de prevención a este problema. Se organiza cada 28 de enero, porque es el día del cumpleaños de Esmeralda, quien el pasado domingo estaría cumpliendo 23 años.

Escribimos las medidas de prevención en cartulinas mientras Doña Martha y Don José Luis asignaban el número correspondiente a cada participante. Algunas de estas medidas de prevención estaban escritas en calcas que pegamos en la espalda de tod@s l@s niñ@s:

  • Nunca te quedes sola en el transporte público.
  • Platícale a una persona de confianza lo que pasa a tu alrededor.
  • Avísale a tu amiga de confianza si alguien te toma fotos.

El primer lugar recibió un premio de $1000, el segundo lugar un premio de $500 y el tercer lugar uno de $250. También cantamos “las mañanitas” a Esmeralda y partimos el pastel. Durante el evento tuvimos música RAP en vivo con “Sick Ganga” y la realización de un performance a cargo de “Sfondo di Merda” .

27066831_2068996026679120_1267651017897696355_n  27336465_2068996096679113_7991042524418799179_n

Después del “Esmeraldatón”, las compañeras y yo nos dirigimos al memorial de Lilia Alejandra García Andrade y comenzamos el trabajo de limpieza. Primero intentamos con agua y jabón pero al ver que no obtuvimos resultados decidimos comprar thinner y estopa. Alma y Karyme tallaron de un lado mientras Karla y yo nos encargamos del otro. Estuvimos haciendo esto por casi una hora hasta que logramos quitar todos los rayones.

Al final nos sentimos muy satisfechas por los resultados obtenidos con el memorial y también con todo lo realizado el pasado domingo 28 de enero.

26993230_2068546460057410_2713760171147211107_n RAYO - WIN_20151218_203316

Porque vivas se las llevaron, vivas las queremos!

Esmeralda vive! La lucha sigue!

 

 

GAR/Rosas Rojas presente en Foro Regional sobre Ley de Seguridad Interior

FORO VS MILITARIZACION

Ciudad Juárez Chih. Viernes 26 de enero 2018

A 40 meses de la desaparición forzada de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa

El día de hoy se llevó a cabo el Foro Regional sobre la Ley de Seguridad Interior en el Centro Cultural Universitario de la UACJ. El foro dio inicio a las 11:00 am y contamos con una asistencia de aproximadamente 100 personas de diferentes organizaciones de la sociedad civil . Las ponencias fueron:

  1. Militarización: caso Juárez (Judith Galarza y Eric Urizar)
  2. Estrategia de guerra: seguridad fallida (Víctor Hugo Banda)
  3. El contexto global de la militarización: nuevo imperialismo (David Barrios)
  4. Mujeres: botín de guerra (Julia Monárrez)

A la 1:00pm tuvimos un intermedio cultural de media hora durante el cual escuchamos a dos bandas locales, “No hay 5to. Malo” y “Sick Ganga”, con sus letras de RAP protesta.

Después organizamos las cuatro mesas de trabajo:

  1. Declaración conjunta
  2. Organización civil pacífica
  3. Programa de acción
  4. Defensa jurídica contra la Ley de Seguridad Interior

A las 3:00 pm se llevó a cabo la plenaria durante la cual se le dio lectura a los acuerdos establecidos en cada una de las mesas de trabajo y concluímos con el cierre del foro a las 4:00pm.

Este foro contra la militarización y la Ley de Seguridad Interior es el primero de varios que se tienen planeados durante el año.

Carta para lograr registro de Kymani

06 de diciembre de 2017

 

Titular del Registro Civil:

P R E S E N T E

 

Por este medio solicito se respete mi derecho de petición por escrito tal como señala el artículo 8vo. Federal Constitucional. Manifiesto tener un hijo varón de casi dos años de edad a quien se me ha impedido registrar con el nombre de Kymani Ramírez Herrera. He intentado hacerlo en tres diferentes ocasiones desde su nacimiento y hasta el día de hoy continúo recibiendo negativas por parte de las autoridades correspondientes.

Considero que el hecho de que “Kymani” sea un nombre de origen africano, no es razón suficiente para no respetar el derecho de mi hijo, a preservar todos los elementos de su identidad: nombre, nacionalidad y relaciones familiares. Tal como señala el artículo 8.1 de la Convención sobre los derechos del niño.

Los motivos que me han dado para no hacer valer este derecho humano van desde “no ser un nombre mexicano” hasta “no tener claro el género”. Estos argumentos no son válidos ya que muchos de los nombres que usamos en este país no son precisamente “mexicanos” sino hebreos, israelitas, ingleses y romanos. Esta ciudad está llena de personas con nombres de origen inglés.

Por otro lado, algunos de los nombres que usamos, aplican tanto para el género femenino como masculino. Por ejemplo “Guadalupe”, “José María”, “Cruz” o “Concepción”.  El nombre “Kymani” proviene de la parte oriental de África y significa “viajero, aventurero”. Kenia es el país dónde más lo utilizan. En segundo lugar, se encuentra Estados Unidos y después Reino Unido. Incluso este nombre no resulta tan desconocido en el sur de México. De hecho, como bien aprendimos en los libros de historia, el origen africano constituye la tercera raíz de nuestro pueblo. Existen escritores, artistas y lugares que llevan este nombre.

Exijo se haga valer el artículo 19 de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes que a su letra dice que niñas, niños y adolescentes, en términos de la legislación civil aplicable, desde su nacimiento, tienen derecho a:

  1. Contar con nombre y los apellidos que les correspondan, así como a ser inscritos en el Registro Civil respectivo de forma inmediata y gratuita, y a que se les expida en forma ágil y sin costo la primera copia certificada del acta correspondiente, en los términos de las disposiciones aplicables;
  2. Contar con nacionalidad, de conformidad con lo dispuesto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los tratados internacionales.
  • Conocer su filiación y su origen, en la medida de lo posible y siempre que ello sea acorde con el interés superior de la niñez.
  1. Preservar su identidad, incluidos el nombre, la nacionalidad y su pertenencia cultural, así como sus relaciones familiares.

También exijo se respeten los artículos 1ero. Y 4to. Constitucionales sobre la no discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra. La satisfacción de las necesidades de los niños: alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Los ascendientes, tutores y custodios tienen el deber de preservar estos derechos. El Estado proveerá lo necesario para propiciar el respeto a la dignidad de la niñez y el ejercicio pleno de sus derechos. El Estado otorgará facilidades a los particulares para que coadyuven al cumplimiento de los derechos de la niñez.

Solicito en breve recaiga a mi petición un acuerdo escrito de la autoridad correspondiente.

Cordialmente

Cruz Mariana Herrera López

Ricardo Ramírez González